25 junio 2010

La excavación arqueológica en la Puerta de Toledo de Ciudad Real concluirá en julio

Publicado en Lanza Digital
A. Galisteo

La excavación arqueológica y el estudio de materiales de la Puerta de Toledo concluirán el próximo mes de julio, unos estudios que van a servir de base a la redacción del proyecto de restauración de este emblemático monumento.

El director de la Fundación Caja Madrid, entidad que acomete y sufraga estos trabajos, Rafael Espotorno, explicó que en unas semanas estará listo también el proyecto de restauración, y a continuación comenzará el proceso de adjudicación de las obras para restaurar la Puerta de Toledo.

Recordó que estos trabajos se enmarcan en la segunda fase del proyecto de revalorización de la Puerta de Toledo. Así, una vez acabada la primera fase, desarrollada por el Ayuntamiento de Ciudad Real, y en la que se construyó una nueva rotonda para desvincular el monumento de la circulación de vehículos, a la vez que se realizó un sondeo para conocer la cota original de la puerta, se ha estado llevando a cabo un nuevo apartado del proyecto para restaurar la Puerta de Toledo, actualmente aquejada de problemas ambientales, de humedades, patologías de la piedra e intervenciones anteriores poco afortunadas, según recoge el informe técnico realizado por la Fundación Caja Madrid y el Ayuntamiento de Ciudad Real.

Espotorno, que ha asistido junto a la alcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero, a la presentación y visita guiada en la Puerta de Toledo para conocer “in situ” los resultados de las excavaciones arqueológicas que se están llevando a cabo con motivo de la restauración de este monumento, recordó que estos trabajos han corrido a cargo de un equipo dirigido por el arqueólogo Ildefonso Ramírez y se han centrado en la excavación arqueológica en el perímetro de la Puerta de Toledo, en el interior del arco y en la azotea del monumento.

Una vez terminada la excavación arqueológica, algo que se prevé para el próximo mes de julio, se dará paso al proyecto de obra con el que se licitará los trabajos de restauración, para posteriormente comenzar la obra civil de restauración que, según Rafael Espotorno, podría estar concluida para el próximo verano.

Posteriormente se iniciará la última fase que persigue la integración peatonal de la Puerta de Toledo dentro de la Plaza de España. Durante esta etapa está prevista la reordenación de las zonas de circulación y aparcamiento, así como la eliminación del transformador aéreo y la recuperación urbana del entorno, ha recordado la alcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero.

El coste total de la intervención, incluyendo las tres fases previstas, ronda los 2.187.000 euros, de los cuales la institución municipal ciudarrealeña aportará 1.468.884 euros, y Caja Madrid la cantidad restante.

Un monumento único
Rosa Romero explicó que la Puerta de Toledo es el monumento más representativo de la capital y constituye uno de los principales atractivos turísticos.

Insistió en que se trata de uno de los proyectos más importantes de los que ha ejecutado el equipo de Gobierno durante el presente mandato y, por este motivo, apuntó que esta actuación era “necesaria” debido a “su ubicación dentro de una rotonda, la imposibilidad de acercarse a la puerta, y el hecho de encontrarse ubicada en un entorno poco agradable al estar rodeada de tráfico”.

Romero destacó que en la tercera fase se contará con una zona peatonal que va a permitir disfrutar mucho más de ese monumento tanto al turista como a los propios ciudarrealeños. Por último, agradeció a la Fundación Caja Madrid su profunda implicación en esta obra.

Excavaciones

A lo largo de los trabajos de carácter arqueológico se han llevado a cabo varias actuaciones, una de las cuales ha tenido lugar en altura para facilitar el trabajo al arquitecto restaurador y a los equipos técnicos que han analizado la manera en la que se puede impermeabilizar la torre de forma segura, y comprobar hasta que punto este monumento puede ser accesible para el público para las visitas guiadas.

Según el informe técnico lo más destacable hasta el momento es la presencia de cimentaciones con niveles de derrumbe de tejas y depósitos cenicientos que podrían interpretarse como estructuras para cuerpos de guardia. Es probable, añade el informe, que hubiesen dos estructuras similares en ambos lados de la parte norte de la puerta. Sin embargo, en la esquina noroeste apenas se conservaba un nivel de tierra y carbones de poca potencia.

También se ha realizado una excavación arqueológica en lo que es la rotonda de la Puerta de Toledo y que ha llegado hasta los niveles originales de este conjunto para ver cómo quedaba en su origen, destaca el informe técnico presentado por Caja Madrid.

La investigación arqueológica desarrollada hasta el momento ha permitido identificar la existencia de varios suelos empedrados localizados en la proyección del pasao de la puerta y en los laterales correspondientes a los paños de muralla conservados. El nivel de conservación de ese suelo empedrado, explica el informe Caja Madrid es parcial pero en buen estado en el lateral este y en la parte central.

Por último, el estudio arqueológico de los paramentos del edificio se ha efectuado a través del análisis de las relaciones físicas-estatigráficas de los elementos constructivos del monumento.

Puedes ver los inicios del proyecto aquí