28 noviembre 2009

Fragmentos de lana del siglo I en Oiartzun

Publicado en Noticias de Guipuzcoa
Sara Etxart

El equipo de excavaciones de Arkeolan, el Centro de Estudios e Investigaciones Históricos-Arqueológicos, ha descubierto un fragmento de lana del siglo I en la zona minera de Arditurri de Oiartzun. Tras cinco meses de trabajo bajo tierra han conseguido recuperar el acceso a una galería de prospección de época romana. En ella se han topado con una importante colección de objetos arqueológicos, en la que se destaca el mencionado tejido de características "excepcionales", según explicó ayer la profesora de la Universidad de Valencia Carmen Alfaro en el museo romano de Oiasso de Irun.

En la Península Ibérica no se conserva prácticamente "ningún tejido de lana", aseguró Alfaro. Este tipo de piezas sólo se han encontrado en el territorio del País Vasco, en parte, por su tradición ganadera y agricultora. El fragmento localizado en Arditurri presenta una buena conservación, "gracias a las condiciones de humedad de la mina y la ausencia de contaminación de tipo bacteriano", añadió.

El tamaño de la tela ronda los 30 centímetros de largo -cuatro veces mayor que los tejidos encontrados en 2008-. "Si la mina hubiera sido a cielo abierto, como las del sur de la Península, no hubiéramos conservado estas piezas", insistió. Las características de Arditurri son óptimas para la aparición de "mucho material orgánico", por ello la docente animó a los políticos a "apoyar" las excavaciones que se lleven a cabo.

Alfaro clasificó la lana como "entrefina" y de "gran calidad". A pesar de estar a la espera del análisis de estroncio, prueba que permite saber el origen de la lana, la docente cree que se trata de "lana local" y "hecha por la misma mano" que los tejidos encontrados con anterioridad en Arditurri.

excavaciones

Vestigios del ayer

El punto excavado, conocido como Arditurri 3, "es una galería horizontal, en pendiente y con escalones", describió la directora de Arkeolan, Mertxe Urteaga. En un principio, el programa pretendía liberar este sector de los desprendimientos de tierra que taponaban la zona para que la visita de la mina se pudiera hacer sobre un circuito completo. "Las excavaciones comenzaron en el mes de junio creíamos que quitando la capa superficial de tierra bastaría para ver la entrada, pero, aunque el replanteo y las alineaciones estaban bien marcadas, resultó que había mucha más tierra de la que se pensaba", confesó Urteaga. "Apareció una enorme trinchera que convirtió un trabajo de dos meses en una gran tarea de cinco meses", añadió.

El laborioso vaciado en Arditurri 3 ha propiciado el descubrimiento de material romano. Además del tejido de lana, también han recopilado "utensilios de madera, una especie de batea de 40 centímetros, muy bien conservada", adelantó.

La directora de Patrimonio de la Diputación de Gipuzkoa, Pilar Azurmendi, reafirmó la "apuesta firme" que la institución hace por este proyecto. Actividad "importantísima ya que es necesario seguir profundizando en el conocimiento de nuestra historia y sobre los asentamientos de los romanos de aquella época en Gipuzkoa".