09 febrero 2010

Investigadores de la UC delimitan el perímetro urbano de Julióbriga

Publicado en El Diario Montañés
José Luis Pérez

Los sondeos realizados en las últimas campañas en las que se trabajó en el sector de la Llanuca del yacimiento arqueológico de Julióbriga (Campoo de Enmedio) apuntan a que la zona edificada en época romana no se extendía por la ladera norte del cerro de Retortillo; por el contrario, sí lo hacía por la ladera sur, en una zona aterrazada en la que se estima puede haber restos atribuibles a una línea de inmuebles paralela a la calle porticada de época antigua, aunque para ello será necesario realizar los oportunos sondeos de comprobación.

La realización de varios sondeos a través de prospección geomagnética en el límite norte de La Llanuca, ha permitido a los científicos de la Universidad de Cantabria (UC) establecer su correspondencia con un vertedero en el que se desecharon restos orgánicos y de ajuar doméstico. En función del análisis de los fragmentos de cerámica encontrados, este vertedero estuvo en uso en época flavia (segunda mitad del siglo I después de Cristo) y en los inicios del siglo II, coincidiendo con la etapa de mayor auge de Iuliobriga, tras su promoción al rango de municipio, lo que la convirtió en uno de los principales núcleos de población del norte de la Península Ibérica. Si se tiene en cuenta que esta etapa probablemente coincidió con la de máxima extensión del tejido urbano y que los vertederos solían ubicarse en las afueras de los lugares de hábitat o en zonas despobladas, los investigadores de la UC disponen a partir de ahora de un interesante elemento de referencia sobre lo que pudo ser uno de los límites de la ciudad romana.

A estas conclusiones ha llegado un equipo de investigadores de la Universidad de Cantabria liderado por el catedrático de Historia Antigua, José Manuel Iglesias Gil, director de las excavaciones en la ciudad de Julióbriga desde 1980. Los resultados se han publicado en una de las revistas científicas con más prestigio a nivel nacional e internacional, Madrider Mitteilungen, editada por el Instituto Arqueológico Alemán en Madrid.

Técnicas modernas
Julióbriga, al extenderse en su mayor parte bajo terrenos que en la actualidad se corresponden con pastizal, ofrece excelentes posibilidades para ser explorado con técnicas de prospección geofísicas. Los resultados de este tipo de trabajos de campo han demostrado ser de gran utilidad de cara a la orientación de futuras excavaciones arqueológicas. Uno de los clásicos interrogantes que ha planteado Iuliobriga es la determinación de su perímetro urbano, pues se trata de una ciudad abierta, que careció de murallas. La prospección del terreno es la herramienta idónea para progresar en este sentido sin tener que excavar amplias superficies.

Sobre la importancia de este trabajo, en el que también han participado especialistas de la Universidad de Frankfort, José Manuel Iglesias, director de las excavaciones -paralizadas en los últimos años, no así los trabajos de gabinete y la publicación de los resultados en foros científicos-, destaca que «ahora podemos conocer mejor el proceso de urbanización en la loma de Retortillo y las claves de la implantación de los romanos tras las Guerras Cántabras en el territorio julibriguense. El núcleo urbano, sin duda modesto en comparación con otras ciudades de Hispania, tuvo entorno a 30 hectáreas donde se ha identificado tanto edificaciones de carácter público como residenciales».