08 febrero 2010

«La Gloria del Barroco»

Visto en "La Gloria del Barroco"

La Fundación de la Comunidad Valenciana La Luz de las Imágenes conmemora su décimo aniversario con el regreso a la ciudad de Valencia, donde emprendió su camino de búsqueda, restauración y difusión del patrimonio histórico-artístico de la Comunitat, con una nueva exposición: «La Gloria del Barroco».

En esta ocasión, y siguiendo la estela de Jaume I, llega a las primeras parroquias cristianas, las que se consagraron intramuros tras la conquista de la ciudad en el año 1238. Si la exposición «Sublime» (1999) —la primera muestra organizada por esta institución— se desarrolló en la Seu, diez años después se celebra en tres de los diez templos que surgieron alrededor de la catedral: las iglesias de San Esteban Protomártir; San Martín Obispo y San Antonio Abad, y San Juan de la Cruz.

Primitivas arquitecturas de devoción y de arte cristiano construidas sobre las antiguas mezquitas que, en los siglos XVII y XVIII, se recubren en lenguaje barroco, como si de una nueva piel se tratara. La Luz de las Imágenes pone en valor, tras la profunda restauración desarrollada, estas ricas ornamentaciones de estucos, esgrafiados y vibrantes dorados que recobran el esplendor de épocas pasadas para presentarse ante el visitante como auténticas joyas de arte decorativo.

Junto con la intervención arquitectónica, la campaña patrimonial ha abarcado la restauración de más de 2.000 metros cuadrados de decoración artística in situ en las tres sedes de la muestra, además de la recuperación de 144 obras muebles, entre pinturas, esculturas, tejidos, orfebrería y documentos. Manifestaciones artísticas que, junto con otras piezas cedidas por museos, colecciones privadas, monasterios e iglesias de diferentes poblaciones, conforman un itinerario de gloria, el de «La Gloria del Barroco».

Las obras que se exhiben en cada sede están divididas en tres grandes bloques temáticos que son: la pintura barroca valenciana; la escultura y la orfebrería valencianas desde la Edad Media hasta el siglo XX, y la devoción a la Virgen María.

7 arquitectos, 6 arqueólogos y 133 restauradores han trabajado en esta campaña que ha supuesto una inversión de 11.235.000 euros.