25 octubre 2009

Lucena: La necrópolis judía del siglo XI se abrirá antes de final de año

Publicado en Diario de Córdoba
Juan A. Fernández

La necrópolis judía de Lucena, una de las más importantes de España, podría abrirse al público antes de final de año. En este sentido, el concejal delegado de Cultura y Patrimonio ha informado de que en este entorno se vienen realizando distintas obras encaminadas a la puesta en valor de este cementerio del siglo XI. Cabe recordar que este descubrimiento se produjo con motivo de la construcción del tramo de la Ronda Sur entre el Calvario y la carretera que accede al santuario de María Santísima de Araceli.

En dichas obras se pusieron al descubierto 374 tumbas, lo cual da una idea de la importancia que tuvo la judería lucentina en aquella época.

Gracias a la labor llevada a cabo en distintos trabajos de recuperación de la necrópolis han podido conservarse en un óptimo estado los restos de 116 tumbas. Por parte de la delegación municipal de Patrimonio se ha logrado conservar estos restos en el fondo del Museo Municipal, que dirige el arqueólo lucentino Daniel Botella.

Lara Cantizani ha señalado que el objetivo es que estos restos humanos puedan trasladarse de nuevo hasta la necrópolis, para lo cual se mantendrán en breve conversaciones con representantes de la comunidad judía en España.

De cara a la puesta en valor de la necrópolis, por parte del Ayuntamiento se ha enviado un proyecto al delegado provincial de Cultura, Joaquín Dobladez, una iniciativa de colaboración cifrada en poco más de 100.000 euros. En este sentido, Lara Cantizani ha destacado la gran receptividad que Dobladez tiene para con los proyectos que se vienen presentando desde Lucena, por lo que se espera que la puesta en valor pueda ser una realidad antes de final de año, dado que el Ayuntamiento ha hecho importantes inversiones para recuperar este importante patrimonio histórico.

A través de los fondos FEIL se han invertido algo más de 70.000 en el vallado del recinto. También se ha llevado a cabo un importante trabajo de limpieza, restauración y creación de moldes por parte de la restauradora lucentina Eva Montilla, por un importe en torno a los 9.500 euros.