18 marzo 2010

El Obispado de Orense abre el archivo diocesano a las prácticas de los universitarios

Publicado en La Voz de Galicia
Jesús Manuel García

El Obispado de Ourense firmó ayer un convenio con Cimo que permitirá la realización de prácticas prelaborales a licenciados en Historia y carreras similares en el Archivo Diocesano. El objetivo es complementar la formación de esos universitarios adquiriendo experiencia práctica ajustada a su formación académica.

Por parte de Cimo firmó Yolanda Rivero y por parte diocesana hizo lo mismo el obispo de Ourense y electo de Tui-Vigo, Luis Quinteiro Fiuza. «Este acuerdo lo ponemos en marcha pensando en los licenciados en Historia y similares porque se trata de un sector profesional que registra una tasa de paro del 50%, por tanto muy castigado por el desempleo y por la falta de salidas profesionales», expuso Rivero. Por eso se pensó en la Iglesia ourensana, «porque en su archivo realiza una labor social y de interés general», añadió.

Los licenciados podrán hacer prácticas en períodos de tres meses y Cimo se encarga del coste íntegro del convenio. La respuesta del Obispado no se hizo esperar y su máximo responsable le dio luz verde. Posiblemente este sea el último convenio que monseñor Quinteiro firme como obispo de Ourense. Yolanda Rivero se lo agradeció «por lo que supone de apoyo al patrimonio histórico y cultural de la diócesis».

Sin personal

El director del Archivo Diocesano, Miguel Ángel González García, expuso su satisfacción y dijo que los archivos eclesiásticos «son muy ricos pero tienen carencias de personal que se agrava ante la petición de información sobre todo por parte de los emigrantes y dentro de estos, los cubanos. Acuden también investigadores y hay muchas fuentes documentales sin catalogar». Destacó que la labor del archivo y la que realizarán los universitarios es «útil para la sociedad».

González seguirá insistiendo ante Cultura para que establezca algún tipo de bolsa de prácticas. «Es evidente la falta de preparación práctica de los universitarios que se licencian y este convenio supone un compromiso de continuar una docencia», señaló. El trabajo que los jóvenes harán consistirá en informatizar fondos documentales para catalogarlos y ponerlos a disposición de la investigación.

Yolanda Rivero manifestó que Cimo ayudará en buscar una salida al empleo para esos jóvenes que verán completada su formación con la experiencia que van a adquirir en el archivo.

Quinteiro Fiuza agradeció la firma de este acuerdo para, dijo, «colaborar no apoio a esas persoas que non teñen hoxe emprego», recordando que es un acuerdo «sen ánimo de lucro que facilitará a inserción laboral».