08 marzo 2010

Temor ante el futuro de la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León por falta de fondos

Publicado en ABC
Félix Iglesias

Los múltiples reconocimientos y elogios recibidos por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, constituida en enero de 1997, por su labor en la recuperación y puesta en valor de los bienes muebles e inmuebles de la Comunidad gracias a una formula de gestión mixta entre la Junta de Castilla y León y las seis cajas de ahorro de la región podrían no ser aval suficiente para mantener su actividad en los próximos meses tal como venía haciéndolo hasta ahora. El motivo es el mismo que ha sumido al mundo en un estancamiento productivo: la falta de recursos económicos.

Así lo reconoce el vicepresidente de la Fundación del Patrimonio Histórico, Gonzálo Jiménez, cuando asegura que «todas las obras sociales y culturales de las cajas de ahorro han tenido restricciones» presupuestarias este año, circunstancia que conoce de primera mano por ser el responsable de la Obra Social y Cultural de Caja de Ávila.

Resta
Esto se ha traducido para la Fundación del Patrimonio en al menos una resta de un millón de euros en cuanto a las provisiones que hacen las cajas para el ejercicio de este año, pasando de cuatro de 2009 a tres para éste, cuando se habían comprometido a cuatro. Según los datos facilitados por Gonzalo Jiménez hasta una ratificación definitiva de los presupuestos de 2010, la entidad contaría para trabajos de restauración de unos ocho millones de euros, pero claro que 6,5 millones corresponden a una veintena de actuaciones que están en ejecución desde el año pasado.
Ante este panorama, el director general de Patrimonio de la Consejería de Cultura y Turismo, Enrique Sáiz, no tiene claro la cuantía final que las entidades financieras aportarán, máxime cuando algunas no se han pronunciado definitivamente sobre su aportación. Pero las perspectivas no son precisamente optimistas, pues las restricciones que han aplicado a sus apoyos a teatros, museos, fundaciones y otros mecenazgos culturales han variado entre el 50% y el 100%. Además, a todo ello se une «la incertidumbre ante el futuro institucional de las cajas de ahorro de la región en plena fase de integración y fusiones», subraya Enrique Sáiz. Frente a esta duda, Gonzalo Jimeno afirma que el cambio jurídico que se pueda derivar tras esta fase de redefinición del panorama financiero regional e interregional «no va a influir en la colaboración de las cajas» en la Fundación.

Varíe o no esa vinculación, sobre todo presupuestaria, el vicepresidente de la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León sí tiene claro que habrá restricciones este año, sobre todo en actividades también realizadas por la entidad como congresos, jornadas, publicaciones y becas.

Cambio de patrocinadores
El director general de Patrimonio no se plantea como necesario variar la composición del patronato para que se sienten en la mesa nuevos mecenas, «pues creo que la actual formula de financiación privada y estrategia privada ha funcionado muy bien hasta ahora. Así nos lo reconocen en todas partes». Por si acaso, Sáiz recuerda el papel que están desarrollando en la cultura de la región entidades como Iberdrola, Banco Santander o Pascual o Caja Madrid.

Lo que si tiene claro Enrique Sáiz es que el papel del Gobierno regional en la Fundación del Patrimonio debe ganar más peso, lo que no significa asumir la carga presupuestaria, pues «la naturaleza de la fundación no admite que se sostenga básicamente de aportaciones públicas».