25 enero 2010

Música 'celestial' en el Archivo de la Catedral de Salamanca

Publicado en RTVCyL

En contadas ocasiones puede escucharse música interpretada directamente de cantorales medievales, pero quienes lo han hecho aseguran que es "música celestial".

El archivo catedralicio de Salamanca alberga en sus dependencias "76 cantorales de música gregoriana desde el siglo XIV en adelante, 13 libros de polifonía de entre el siglo XVI al XVIII, es decir de música a diferentes voces e impresos y 4.000 partituras de música original compuesta por los maestros de capilla, que datan del siglo XVII en adelante", que además se puede interpretar, según recuerda uno de los técnicos del centro, Raúl Vicente.

De hecho, señala que en fechas señaladas en la catedral y en otros espacios se han interpretado piezas originales que se conservan en el archivo, como por ejemplo durante la celebración de la Capitalidad Europea de la Cultura en 2002 o del 250 aniversario de la Plaza Mayor de Salamanca.

Vicente hace un poco de historia y detalla que "la Catedral de Salamanca fue uno de los principales focos musicales de la Península Ibérica, debido a la existencia de una cátedra de música en la vecina Universidad, y la posibilidad de que los maestros de capilla de la Catedral ocuparan sendos puestos al mismo tiempo, situación que se dio muy frecuentemente" por resultar una posición muy "atractiva" que querían ocupar maestros de capilla de otras catedrales como la de Santiago de Compostela.

La intensa actividad musical que aquí se desarrolló ha legado a la sociedad "uno de los más importantes archivos de música sacra de toda Europa", apunta.

Instrumentos musicales

A esta importante colección, Raúl Vicente explica que hay que sumar los instrumentos musicales, ya que el Archivo Catedralicio guarda uno de los más extraordinarios conjuntos de instrumentos aerófonos renacentistas, compuestos por orlos, chirimías y bombardas, un oboe y un bajón barrocos y 2 trompas del siglo XIX. Posteriormente, se han encontrado otros 3 instrumentos, muy deteriorados, y que están aún por estudiar, restaurar y catalogar. Se trata de un arpa, una trompa marina y un chirimía bajo.

En ninguna catedral, relata, "se conserva una colección como la que está en la catedral vieja, de hecho los instrumentos se restauraron en Cataluña en el Palau de la Música" y aunque algunos de ellos están expuestos en Ieronimus, en la exposición de las torres, otros están guardados en las instalaciones del archivo.

La documentación más antigua de Salamanca

Este centro custodia la documentación generada por la Catedral salmantina en el desarrollo de sus actividades a lo largo de la historia, para después difundir sus informaciones.

En la actualidad, añade, aparte de conservar su Antigua Biblioteca Capitular, con más de 3.500 volúmenes de los siglos XV al XVIII, el centro ha constituido una Biblioteca Moderna y Auxiliar del Archivo Capitular, que está tomando "una gran entidad, no sólo para los estudios teológicos y religiosos en general, sino para el conocimiento de la historia general, local y regional, la música antigua, las fuentes documentales y los archivos, el arte o el estudio de mentalidades".

Vicente destaca que la colección documental del archivo se inicia cronológicamente con dos escrituras de donación pertenecientes una al Cid de 1098 y la otra a su esposa doña Jimena de 1101, que acabaron en poder de la Catedral salmantina por mediación de Jerónimo de Perigueux, capellán del Cid y primer obispo de la Restauración de la diócesis, ya que según recuerda, cuando en 1102 pasó a ocupar la silla episcopal en Salamanca trajo consigo estas dos joyas documentales.

Además, relata que el archivo cuenta con numerosa documentación de época medieval como privilegios rodados, bulas pontificias y otros relacionados con la universidad. Por ejemplo explica que conservan una bula de Juan XXII que concede al maestre escuela de la catedral, para que sea el quien de los grados de la institución académica, de licenciado, de maestro y de autor.