18 septiembre 2009

El yacimiento de la Cerera, en Arucas, protagoniza una publicación

Publicado en Infonorte Digital

El jueves, día 17 de septiembre, será presentado en el salón de actos de la Asociación de Vecinos Guanche del municipio de Arucas, el volumen número nueve de la edición divulgativa Cuadernos de Patrimonio Histórico, dedicado en esta ocasión a la intervención realizada por la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo grancanario, en el yacimiento arqueológico de La Cerera, en la ladera baja de la Montaña de Arucas. La singularidad de dicho yacimiento, el único acondicionado para ser visitado por el público con el que cuenta el municipio de Arucas, viene dada por su curiosa localización: el interior del local de una asociación de vecinos de la zona.

La presentación de libro titulado El yacimiento arqueológico de La Cerera, un modelo de ocupación en la isla de Gran Canaria, se producirá a las 20.00 horas en dicho local sito en la calle Prolongación General Palafox sin número de Arucas, y contará con la intervención de la consejera del Cabildo de la Isla, Luz Caballero, el director insular de Patrimonio Histórico del Cabildo, Ernesto Martín, y del arqueólogo y director de la excavación realizada en el citado enclave prehispánico descubierto hace quince años, Pedro González Quintero.

El volumen número nueve de los Cuadernos de Patrimonio Histórico da cuenta del complejo proceso de excavación realizado durante las diferentes campañas en el interior del local de la Asociación de Vecinos Guanche de Arucas, aportando abundante información sobre los resultados de las investigaciones y sobre el proyecto de musealización del enclave, realizado bajo el auspicio institucional del Ayuntamiento de Arucas, Cabildo grancanario y Gobierno de Canarias, así como también de la empresa UNELCO.

Los movimientos iniciales de tierra y la fase de cimentación de la mencionada asociación vecinal aruquense, dejaron al descubierto a finales de la década de los noventa, restos de una casa de piedra prehispánica y una cueva de habitación, en la que la quincena de arqueólogos que han venido trabajando en el lugar hasta la fecha han encontrado una gran variedad de material arqueológico, entre los que figuran restos cerámicos y metálicos, cristales tallados y huesos animales.

En el yacimiento de La Cerera se compatibiliza ejemplarmente el uso privado de una propiedad con la conservación y difusión patrimonial de unos restos arqueológicos que dan cuenta del lugar en el que se levantó antes de la conquista española el poblado de Arehucas como cabecera de uno de los cantones o tribus representadas por un guayre en el denominado consejo de la isla. Es la primera vez que en Canarias se produce una situación de estas características. Además de favorecerse el hallazgo de un yacimiento se ha potenciado su difusión social a través de su puesta en uso, aunque éste se encuentre concretamente en el subsuelo del interior de la cantina-bar y en la trasera del escenario del salón de actos de la sede de la Asociación de Vecinos Guanche.

Las prospecciones realizadas en 2004 por la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo de Gran Canaria, dejaron al descubierto en el interior de la cueva los muros de piedra que la compartimentaban, que pueden ser ahora fácilmente visibles por el visitante a través de unos grandes cristales que protegen el yacimiento que se encuentra en la zona trasera del escenario del salón de actos de la Asociación de Vecinos Guanche. Asimismo, a través del suelo acristalado del piso de la cantina-bar del citado local, se puede observar otra vivienda aborigen de unos 36 metros cuadrados en la que se han depositado fieles reproducciones de restos cerámicos encontrados en el lugar.

Los resultados de la excavación del yacimiento de La Cerera que dirigió el profesor del Departamento de Ciencias Históricas, Pedro González Quintero, fueron importantes por varias razones. “Primeramente porque en Arucas no se había efectuado hasta la fecha una excavación en un yacimiento de cierta entidad con metodología científica, y en segundo lugar, porque las ricas estratigrafías de casi dos metros de altura localizadas en el hábitat de la cueva son inexistentes en Gran Canaria”, explica González. A través de las secuencias y el desarrollo cronológico de ocupación de la cueva, los arqueólogos fueron observado las sucesivas transformaciones del conjunto de los restos que los antiguos pobladores de esta cueva iban produciendo; cómo vivían y se relacionaban en ese espacio.

Hay que destacar que se ha documentado en dicho yacimiento la existencia de una variedad de habas en el material recogido en la primera campaña, hecho inédito en la arqueología del Archipiélago”, añade el profesor, quien estima que “estamos ante un yacimiento arqueológico claramente vinculado a las tareas domésticas”. La cerámica localizada en La Cerera está decorada con motivos novedosos que aún se desconocían en Gran Canaria, y en el interior de la cueva se encontraron en su día cristales tallados que, según Quintero, “nos permitirían llevar los momentos de ocupación de esta cueva a los finales de la prehistoria de Gran Canaria”.