31 agosto 2007

Vecinos y Concello recuperan el mayor túmulo funerario de Oroso

Publicado en El Correo Gallego
Alba Taladrid

La aldea de Recouso, en la parroquia orosana de Marzoa, entraña uno de los más destacados vestigios de la arquitectura prehistórica de toda la comarca ordense, el túmulo funerario más grande y mejor conservado del ayuntamiento de Oroso. Se trata de la medorra do Coto do Lobo, un enterramiento del periodo Neolítico con aproximadamente 5.000 años de antigüedad.

Recientemente, la Asociación de Vecinos de San Martiño de Marzoa, en colaboración con el Concello, ha acondicionado y puesto en valor este sepulcro, una iniciativa pionera en la zona y realizada bajo la supervisión de especialistas para cumplir con las directrices de la Lei de Patrimonio de Galicia. Los trabajos consistieron en la limpieza, desbroce y acondicionamiento de la finca en la que se sitúa la medorra, sobre cuya superficie se plantará hierba. Desde los responsables del proyecto de recuperación se apunta la voluntad de poner en valor este reclamo turístico-histórico y arqueológico. La medorra do Coto do Lobo escondía además un dolmen en su interior, aunque los expertos apuntan a la posible destrucción total o parcial del mismo tras el expolio de la medorra que evidencia la existencia de un cono de violación, una hendidura en la superficie de la medorra que se realizaba en busca de un posible tesoro sepultado.

Para afianzar la puesta en valor del túmulo, la asociación vecinal solicitará que en el proceso de concentración parcelaria que se está iniciando en Oroso la finca en la que se encuentra la medorra do Coto do Lobo sea calificada como masa común, protegida y abierta al disfrute público.

A medio plazo se proyecta además que este enterramiento pase a formar parte de una ruta o parque histórico de Marzoa que incluiría también la medorra Pequena do Coto do Lobo; el castro de Recouso (con el tesoro del mismo nombre, actualmente en el Museo das Peregrinacións de Santiago) y el Camino Medieval, a su paso por Recouso.

Noticia completa en El Correo Gallego

No hay comentarios: