03 enero 2009

Lo que queda del «cerco de Oviedo»

Publicado en La Nueva España
Franco Torre

En los años de la autarquía franquista proliferaron en los cines españoles las películas de corte histórico que hacían una relectura del pasado de la nación. Dentro de este conjunto de películas era frecuente encontrar cintas que narrasen episodios históricos de ciudades asediadas, como «Agustina de Aragón» y «Los últimos de Filipinas», películas que remitían a los asedios reales que los españoles habían sufrido unos pocos años antes. Asedios como el que sufrió Oviedo entre 1936 y 1937, cuando las tropas republicanas cercaron la única plaza insurgente de la región. Los vestigios de ese prolongado «cerco de Oviedo» perviven en los vecinos concejos de Siero y Llanera.

Entre los restos conservados, uno de los más relevantes es el complejo fortificado de Las Matas, situado en Colloto, en el denominado «Sector Colloto-Lugones» de la primera línea del frente republicano. Las ruinas del complejo, abandonadas y semiocultas por la maleza, se localizan en las proximidades del polígono industrial del Espíritu Santo, en una zona que va a ser objeto de una promoción inmobiliaria. Precisamente, durante las labores de desbroce previas a la edificación de esta promoción, acometidas en el verano de 2006, dejaron al descubierto los restos del complejo, identificados por los miembros de la Asociación para la Recuperación de la Arquitectura Militar Asturiana 1936-1937 (ARAMA 36/37), quienes emitieron un informe a la Consejería de Cultura y a la concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Oviedo para solicitar el estudio de los restos. Esta labor fue encomendada a la empresa de arqueología de Gestión Gabinete Arqueológico, S. L.», una empresa con una sólida trayectoria y que ya había trabajado en otros focos de actividad bélica en la zona.

«Las tropas republicanas plantearon en el Cerco de Oviedo una contienda de desgaste, con un asedio constante y regular sobre las líneas de los sublevados», señala Valentín Álvarez, uno de los arqueólogos que trabajaron en Las Matas. «Este complejo, en concreto, era muy importante», continúa Álvarez, «pues se localizaba en una de las entradas naturales a Oviedo». La importancia del complejo se revela en su propia técnica constructiva, ya que como señala Nicolás Alonso, otro de los especialistas de «Gabinete Arqueológico», «se trata de un conjunto de fortificaciones muy importante, monumental dentro de su tipología e inserto en un sistema de fortificaciones, el del sector Colloto-Lugones, muy desarrollado y en el que pueden localizarse diversas tipologías de baluartes, desde conjuntos fortificados, como el de Colloto y el de El Cueto, hasta Blockouts como el de La Cogolla, pasando por casamatas artilleras y nidos de ametralladoras».

Las circunstancias que dieron lugar al asedio de la ciudad explican también la proliferación de baluartes por parte de las tropas republicanas. «En noviembre del 36 y febrero del 37, los republicanos habían intentado tomar Oviedo, de manera infructuosa, con sendas maniobras de asalto», señala Álvarez. «El fracaso de estas confrontaciones llevó a los mandos a cambiar su estrategia inicial», continúa el arqueólogo, «y comienzan a construir fortificaciones, implicando además a la población civil en la tarea», una campaña que «servía para estabilizar los frentes y aumentar la moral de civiles y tropa».

Los restos de esta intensa campaña de fortificaciones aún se conservan en los alrededores de la capital asturiana. Sólo en la Comarca del Nora, se conservan vestigios como las baterías de artillería de La Matiella, en Bonielles; el blockout de La Cogolla, en San Cucao; los nidos de ametralladoras de Fitoria y La Barreda y los imponentes complejos de Las Matas y El Cueto, sobre el cual se edificó un convento de las Adoratrices en la posguerra.

Noticia completa en La Nueva España

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde el año 2006, el geógrafo Manuel Antonio Huerta Nuño, primero en la empresa Gecuna y ahora en La Productora, está haciendo la catalogación de las construcciones de la Guerra Civil en Asturias, único trabajo oficial encargado por la Consejería de Cultura del Principado de Asturias. Hasta el momento se han catalogado los Municipios de Oviedo, Llanera, Siero, Las Regueras, Grado, Candamo, Salas, Pravia y Soto del Barco, con cerca de 400 construcciones. Todos estos Ayuntamientos pueden disponer del catálogo, pues saben de su existencia; algunos como el de Oviedo ya lo tienen. Siempre se habla de estos restos como algo olvidado, pero nunca se menciona este trabajo que lleva ya casi 4 años realizándose.

Vic dijo...

Gracias por la información.

Por desgracia, como dices, el patrimonio siempre se muestra como algo olvidado, aunque haya gente [y no poca] que se dediquen a ello.

Un abrazo y ánimo con el trabajo!

Anónimo dijo...

En respuesta a Anomimo ya qie qioere qie se jable del trabajo de inventariado, decir, simplemente, que la gente de ARAMA lleva muchos años, en algunos casos una década, investigando este patrimonio. ARAMA propuso al entonces director de patrimonio entregarle todo el inventario de Asturias con el único compromiso de publicarlo. La consejería declinó el ofrecimiento y prefirió encargar a una empresa privada el hacerse cargo de ello, por supuesto una empresa afin al gobierno.

Felix dijo...

Es muy curioso lo de la catalogación esa del geografo Huerta. Se dice por aqui que"Siempre se habla de estos restos como algo olvidado" y yo realmente no se donde se habla de ellos como olvidados. En la web de ARAMA lleva tiempo dandose a conocer estos restos, y en foros webs y blogs de otros miembrso y colaboradores, existe abudannte información. El tema" olvidados" viene mas bien del tema de la prensa, mismamente uno de los últimos artículos sobre el tema de la catalogacion de Huerta, parecia que se habia encontrado las foertificaciones excavando entre las tierras de algun yacimiento arqueologico y estaban desaparcidas para la humanidad, cuando la realidad es que los vecinos saben donde estan las cosas, y en la red se pueden encontrar informaciones sobre practicamente todas las fortificaciones asturianas, con esa info, sin menospreciar el trabajo de nadie, no es dificil "descubrir" estos vestigios

saludos

Toño Huerta dijo...

En respuesta a todas las personas que me están mencionando, simplemente decir que espero no lo vuelvan a hacer. Que hablen de lo que quieran, pero no tengo ganas de ver aparecer mi nombre en tonterías de este tipo, pues ya hubo en su día una polémica que tenía olvidada y no tengo ganas de repetirla. Así que uno por uno:

- Anónimo 1. Supongo que esa información la sacaste de la prensa, así que no es nada novedoso. Te agradecería que no echases esas "flores" por que no trabajo para halagos, si no por que me gusta lo que hago.

- Anónimo 2. Conozco el espléndido trabajo de ARAMA y su ofrecimiento a Cultura; como en su día dije a quien tenía que decirlo, no se de decisiones políticas ni porqué no se quiso el trabajo de ARAMA. En cuanto a esa afirmación de "empresa afín al gobierno" no se que decirte, si reirme o descojonarme. Como ya te dije en su día (por esas palabras se quien eres) empecé el trabajo en 2006 en Las Regueras y luego en 2007 para la Consejería, trabajo que hice por mi cuenta, sin apoyo de ninguna empresa. En 2008, por circunstancias de la vida, pase a formar parte de La Productora, pero el trabajo de catalogación era mío, y lo hubiera hecho en esta como en otra empresa. No se tus problemas con ellos.

- Félix. También nos conocemos. No tengo aquí que explicarte nada. Cuando hablé del trabajo de catalogación a la prensa se menciono simplemente que muchos restos están tapados por la maleza y difíciles de localizar; incluso muchos vecinos ni saben de ellos y de otros muchos no se sabe nada tambpoco por internet. Deberías de saberlo tu que todavía "descubres" restos nuevos que no conocías.

Lo dicho, lo único que hago es mi trabajo, peor o mejor, y estoy harto de este tipo de polémicas. Sigo pensando que este patrimobio es de todos y no de unos pocos, parece que jode que sea yo el que hace este trabajo. Así que lo dicho, quien tenga algo que decirme que me lo diga a mi (info@gecuna.com), pero espero no volver a ver mi nombre publicado sin conocimiento ni consentimiento mio.

Toño Huerta dijo...

Por cierto, Vic, parece que eres tu el administrador de este blog. Sólo pedirte que por favor, elimines los comentarios en los que aparezca mi nombre o apellido. Como comprenderás no tengo ganas de estas en "lenguas de mercadillo" por ahí. Gracias

Felix dijo...

Creo, que en el momento que haces ciertos trabajos para las empresas pñublicas, si se habla de esos trabajos, es de recibo que se publique tu nombre.

Por cierto, yo creo que tengo bien claro quienes son los dos anonimos, y vosotros?