30 septiembre 2007

Los descubrimientos en la basílica de Son Peretó de Manacor arrojan luz a los ´siglos oscuros´

Publicado en Diario de Mallorca
T. Obrador

El yacimiento de la basílica paleocristiana de Son Peretó es considerado una joya patrimonial y el ayuntamiento de Manacor se ha comprometido a seguir potenciándolo. En la mañana de ayer tuvo lugar una rueda de prensa en la que se informó que era el último día de la campaña. "Concluye la primera fase de un proyecto que comenzó hace tres años", explicó Magdalena Salas, directora del Museu de Manacor (Torre dels Enagistes).

El concejal de Urbanismo del municipio, Bernat Amer (AIPC), consideró que el yacimiento es "una joya" y que es muy interesante "recuperar el pasado". En esta línea, anunció que el consistorio buscará nuevas ayudas supramunicipales para activar nuevas campañas. En ésta contribuyeron el Ayuntamiento y el Consell, además de la supervisión científica de la Universitat de Barcelona.

Los directores Miquel Àngel Cau y Mateu Riera aportaron interesantes detalles. Cau aseguró que el yacimiento de Son Peretó es muy importante, fundamental "para entender los siglos oscuros, del IV hasta la conquista islámica del X, con el bajo imperio, la época vándala y la bizantina".

En 1912 mossèn Aguiló halló los restos arqueológicos, ahora de conocimiento internacional. El yacimiento ha sido víctima de expoliadores y entró en decadencia, hasta que se aprobó esta campaña de consolidación de las estructuras y restauración que ha terminado. La basílica, evidente elemento de cristianización, y el poblado perdido de la Mallorca romana cautivan tanto a profesionales como a vecinos en particular. Hay quienes apuntan la posibilidad de que existiera una calzada romana que conectase con la basílica de sa Carrotja de Porto Cristo.

La colocación de grava y la próxima instalación de carteles facilitarán el paso a los visitantes del extenso yacimiento situado junto a la carretera que comunica Manacor con Sant Llorenç.
En la basílica (probablemente del siglo VI) hay dos pilas bautismales, y aún no se ha podido determinar si funcionaron a la vez o cuál se construyó primero.

Se contabilizan siete habitaciones, ocho tumbas (con un enterramiento más), un silo para guardar cereales, un depósito (posiblemente para vino o aceite)... En el edificio religioso y en la mayoría de casas también se enterraba.


Noticia completa en Diario de Mallorca